Now Reading
Rinoplastia ultrasónica o Rinoplastia tradicional: ¡Conoce las diferencias!

Rinoplastia ultrasónica o Rinoplastia tradicional: ¡Conoce las diferencias!

Todos hemos pensado en algún momento si nuestra nariz necesita un retoque. Pues bien, si ya te has decidido, pero aún no te enteras muy bien del tema, haz llegado al sitio correcto. Aquí encontrarás todo lo que necesitas saber de una Rinoplastia Ultrasónica y de una Rinoplastia convencional.

Tal y como afirma la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SORL-CCC) “al ser una cirugía de rostro, se deben considerar las proporciones, simetría y la armonía facial para conseguir un resultado natural. De igual forma, es fundamental favorecer una buena respiración, pues si el resultado estético es bueno pero el funcional no, será un motivo de insatisfacción del paciente”.

Por ser un procedimiento cuyos aspectos importantes no solo son los estéticos sino también los funcionales, requiere de toda la experiencia del cirujano plástico facial. Así que ya sabes, una rinoplastia no es una decisión a la ligera, es importante saber cómo funciona el procedimiento y qué tipo de técnicas existen.

En primer lugar, tienes que saber que una rinoplastia es una intervención en la que se modifican los cartílagos y huesos de la nariz. Bien sea para remodelar o perfilar la forma del dorso nasal según las necesidades de cada paciente. Durante más de 100 años se había utilizado la misma técnica para este procedimiento, pero gracias a los avances en biotecnología hoy tenemos una alternativa, la rinoplastia ultrasónica. A continuación, te contamos qué diferencias existen alrededor de la rinoplastia convencional y la rinoplastia ultrasónica.



Técnica

Quizás una de las diferencias más notorias es la técnica elegida para cada una de estas rinoplastias. En la realización de este procedimiento existe dos vías principales: vía abierta o vía cerrada. En cualquiera de los casos, la intervención suele ser mucho más agresiva, ya que en una rinoplastia tradicional mediante la osteotomía es inevitable la fractura de los huesos nasales para la modificación y remodelado del dorso nasal.


Para lograr cambiar la forma y orientación de los huesos, el cirujano utiliza osteotomos (cincel) y un martillo sobre la nariz generando inevitablemente el traumatismo en los tejidos blandos que están alrededor de la zona. Este procedimiento se hace a ciegas, el cirujano sólo puede guiarse palpando el hueso desde el exterior, por lo que existe el riesgo que la fractura del hueso tome una dirección incorrecta a la esperada, sin hablar de la falta de precisión, dificultad para el remodelado óseo y simetría de la nariz. 


En la rinoplastia ultrasónica la osteotomía se realiza con una herramienta de ultrasonidos, es decir, con un bisturí ultrasónico. Por medio de una leve incisión, se puede remodelar y corregir asimetrías de los huesos sin fracturar y sin dañar tejidos blandos ni vasos sanguíneos.

Es una técnica menos invasiva y mucho más precisa gracias a las vibraciones de alta frecuencia del ultrasonido. El cirujano logra generar el menor trauma posible, a su vez de un remodelado más fino de los huesos y tejidos duros de la nariz, logrando los resultados esperados para cada paciente.

          

comparación de narices

Menos hematomas e hinchazón

Si has estado cerca de algún familiar o amigo que se haya realizado una rinoplastia convencional, seguramente habrás escuchado hablar de múltiples hematomas e hinchazón. Todo este traumatismo es debido a la fractura de los huesos nasales por el uso de osteotomos y martillo. Estos instrumentos son los responsables que el paciente en su postoperatorio experimente edemas, inflamación e incluso sangrado como efecto secundario. Lo cual no es agradable, ya lo sabemos. 

Menos mal y gracias a la rinoplastia ultrasónica ya no tienes que preocuparte por esto. Pues, gracias al motor piezoeléctrico, sutileza y precisión de la técnica, el paciente puede prescindir casi por completo de la inflamación, el sangrado y hematomas molestos, generando una experiencia más agradable en su proceso.




Recuperación 

Esta es una de las partes que más agradecen los pacientes que se realizan una rinoplastia ultrasónica. Al haber menor traumatismo y  daño de la nariz la recuperación es mucho más rápida. De esta manera los pacientes pueden incorporarse a su vida habitual en un plazo de tiempo mucho más corto comparado con la recuperación de una rinoplastia tradicional, que como ya hemos explicado, al haber fractura de huesos, los edemas y hematomas duran semanas en desaparecer, lo que provoca una recuperación mucho más larga.




Resultados 

Gracias al bisturí ultrasónico, el cirujano trabaja con mayor precisión y delicadeza sobre los huesos nasales. Logrando un delicado retoque en aquellas zonas que eran difíciles de llegar con los osteotomos. De esta manera se consiguen resultados mucho más naturales y refinados, con menos asimetrías e irregularidades.

Los resultados reales pueden ser visibles durante el primer mes, no obstante al cabo de un año podrás ver el resultado definitivo. 

No utilizar gafas durante las primeras semanas o no hacer grandes esfuerzos son algunas de las recomendaciones de los profesionales, sin embargo, todo esto depende del tipo de piel del paciente, por lo que es importante la evaluación personalizada con tu cirujano plástico facial. 



Y bien, ahora que ya conoces todas las diferencias entre una rinoplastia ultrasónica y una rinoplastia tradicional ¿estás lista/o para tu primera consulta? Si deseas programar una cita con el Dr. Gustavo Suárez, puedes contactarnos.


Copyright 2020. Dr Gustavo Suárez. Todos los derechos reservados