Now Reading
Rellenos faciales: todo sobre el ácido hialurónico.

Rellenos faciales: todo sobre el ácido hialurónico.

Durante los últimos años los rellenos faciales han tomado gran fuerza dentro de la población mundial. Ha pasado de ser un tema tabú dentro de la sociedad a ser uno de los procedimientos estéticos más comunes tanto para hombres como mujeres. En cifras generales, casi el 36% de la comunidad española son usuarios de este tipo de medicina estética, y se conoce que cerca del 40% de la población que recurre a tratamientos estéticos lo hacen después de los 26 años. Lo que significa un aumento en las cifras estadísticas de los dos últimos años, según la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME).

Por lo tanto, según los números de  la SEME, 4 de cada 10 personas recurren a tratamientos estéticos después de los 26 años. De los cuales 5 de cada 10 son mujeres y 2 de cada 10 son hombres. Lo cierto es que cada vez más personas a nivel global se están animando a someterse a intervenciones estéticas no quirúrgicas; la Sociedad Española de Medicina Estética nos indica dentro de sus cifras una alza significativa dentro de la población más joven, por lo que vendría bien dejar a un lado aquel mito que solo las personas mayores son aptas para este tipo de tratamientos. En una sociedad con un mayor interés por el cuidado de la imagen y del cuerpo en general, los rellenos faciales cobran una gran sentido en la vida de las personas. Así que, ¿por qué no convertirnos en unos expertos en el tema? A continuación te explicamos qué son y de qué manera podrían ayudarte a lucir un rostro más definido, hermoso y natural. 

¿Qué son los rellenos faciales?

En términos generales, los rellenos faciales son productos médicos compuestos por sustancias biocompatibles, es decir, que son sustancias amigables con el cuerpo y de fácil absorción con el paso del tiempo, lo que hace que su duración no sea permanente dentro del organismo. Como bien explica el cirujano plástico facial Dr. Gustavo Suárez Paéz, la duración en los tejidos de dichas sustancias depende de la persona y el área en el que se ha aplicado, usualmente varían desde los 8 meses hasta el 1er año.  Es por esto que los Facial Fillers -como también se conoce a este tipo de tratamientos- ofrece la oportunidad a los pacientes de lograr resultados sin necesidad de someterse a procedimientos quirúrgicos. 

Aunque actualmente solo existe un producto aprobado por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) cuyos resultados podrían ser permanentes, sin embargo, los especialistas recomiendan la utilización de rellenos temporales, ya que con éstos se podrían prevenir reacciones alérgicas especialmente en pacientes primerizos. 

Según el doctor Suárez, “a medida que envejecemos, son muchos los factores que afectan la apariencia de nuestra cara, como el sol, la gravedad y el movimiento muscular excesivo que se produce en la cara a lo largo de la vida. Debido a estas fuerzas, el colágeno debajo de la piel se descompone, dando lugar a depresiones en las que cae la piel, formando así las famosas arrugas”.  Por lo tanto, con pequeñas inyecciones de rellenos faciales en lugares precisos de la cara se puede lograr la eliminación de dichas arrugas o surcos marcados en la piel, devolviendo volumen y rejuveneciendo el rostro casi por completo. 

Debido a estos resultados y efectos positivos poco invasivos en el cuerpo, los tratamientos con rellenos faciales se han convertido en unos de los más demandados dentro de la medicina estética, sin embargo, es de especial cuidado elegir un cirujano plástico facial especializado en el tema y sobretodo conocer a fondo el tipo de sustancia a utilizar.

Ácido hialurónico, ¿el preferido en el mercado?

Uno de los productos más utilizados para los rellenos faciales es sin duda el Ácido hialurónico, y te vamos a explicar el por qué, pero primero empecemos por saber exactamente de qué se trata. 

Pues bien, el ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra de forma natural en nuestro organismo, específicamente en la piel, cartílagos y articulaciones. Es decir, es un componente esencial de la dermis por lo que pertenece al colágeno que se encuentra en la piel. Una de sus funciones más importantes es proveer hidratación y firmeza a la piel, ocasionando que ésta se vea de una textura joven y fresca. Como bien hemos explicado, el ácido hialurónico se encuentra en diferentes partes de nuestro cuerpo, y, dependiendo de la zona, esta sustancia actúa de diferente manera. Por ejemplo, en las articulaciones ayuda a evitar que se produzcan fricciones dolorosas (artritis) o  en la piel como un soporte para mantenerla joven. Es por esto que dicha sustancia se convierte en una de las claves a la hora del buen funcionamiento de los tejidos humanos. 

Ahora bien, te debes estar preguntando, si nuestro cuerpo lo produce naturalmente, ¿para qué necesitar rellenos de ácido hialurónico? La respuesta es simple, con el paso de los años dicha sustancia pierde considerablemente su presencia dentro del organismo debido a que pierde capacidad de producción, generando el envejecimiento de la piel. Normalmente, esta pérdida de ocurre luego de los 34 años, y es cuando nuestro rostro empieza a mostrar cambios y signos de la edad, ya que debido a la baja producción de la sustancia se disminuye la retención de agua que da lugar a la aparición de arrugas, piel menos flexible e hidratada, a la vez, los tejidos más delicados como el contorno de ojos sufren una pérdida de firmeza y volumen.  

Por supuesto existen otros factores que pueden ocasionar la disminución del ácido hialurónico en la piel, además del paso de los años, estos pueden ser producto de la exposición prolongada a rayos UV, factores ambientales o genéticos y en general al cuidado que le hemos proporcionado a la piel desde temprana edad. 

Actualmente existen diferentes tipos de rellenos que cuentan con el aval del Ministerio de Sanidad y Consumo. Sin embargo, el ácido hialurónico se convierte en el favorito tanto en especialistas como pacientes, debido a que es uno de los productos más versátiles en el mercado. Al ser una sustancia reabsorbible cuyas moléculas hidrofílicas tienen como propiedad la capacidad de hidratar profundamente la piel, logra el rejuvenecimiento de las arrugas, devolviendo volumen e hidratación a la piel de una forma natural, rápida y segura. Y aun cuando el  resultado no fuera el esperado dichos rellenos faciales son completamente reversibles. 


¿Cómo ayudan los rellenos faciales al rostro? ¿A qué público van dirigidos?

Como bien hemos hablado, el paso del tiempo puede dejar evidencias en nuestra piel. Los rellenos faciales con su técnica poco invasiva puede ayudar a reestablecer el volumen perdido del rostro, rellenar arrugas finas y profundas o perfilar el contorno muchas veces perdido por la disminución o reabsorción de la grasa facial. Por lo tanto, está claro que los rellenos pueden contrarrestar el envejecimiento mejorando el aspecto externo de la piel, combatiendo los tejidos flácidos, consiguiendo una piel más hidratada y con elasticidad cutánea. Por supuesto, estos son algunos de los resultados más comunes que los facial fillers pueden arrojar, pero por lo general, al ser un tratamiento tan versátil, puede adaptarse fácilmente a las características y necesidades específicas de los pacientes. 

Este tipo de procedimientos estéticos van dirigidos a personas de cualquier edad, a diferencia de lo que se cree, cada vez hay más jóvenes interesándose por los rellenos faciales, pues se ha comprobado que también sirven como prevención del envejecimiento prematuro. Normalmente, se suele hacer un estudio exhaustivo del rostro del paciente, utilizando la tecnología de la fotografía profesional para entender las necesidades de la piel y lograr de esta manera resultados satisfactorios. 

Sin duda los rellenos faciales son un complemento no sólo para contrarrestar el paso del tiempo en nuestra piel, sino también para prevenir futuros problemas, sus componentes biocompatibles y resultados naturales e inmediatos hacen del ácido hialurónico la solución para muchas personas a nivel mundial. Recuerda siempre que una piel hidratada siempre será una piel joven. 

Copyright 2020. Dr Gustavo Suárez. Todos los derechos reservados