Now Reading
¿Cuando es necesaria una Rinoplastia secundaria o de revisión?

¿Cuando es necesaria una Rinoplastia secundaria o de revisión?

La rinoplastia es quizás uno de los procedimientos quirúrgicos con mayor impacto en la vida de los pacientes. Por esta razón, los cirujanos plásticos faciales la consideran como una de las intervenciones más desafiantes no solo a niveles funcionales sino también a niveles estéticos. Se le conoce como rinoplastia secundaria o de revisión a la cirugía realizada en pacientes insatisfechos con los resultados de su primera intervención. Pero, ¿cuáles son las razones para que sea necesaria una rinoplastia secundaria? Aquí te contamos algunos de los motivos principales que llevan a un paciente a decidirse por una rinoplastia de revisión. 

¿Que es una rinoplastia secundaria o de revisión?

La nariz es una estructura compleja y delicada de corregir, no solo ocupa aproximadamente un tercio de la longitud facial y un quinto de la anchura total de la cara, sino que también es considerada el centro del rostro, lo que significa que mucha de la atención visual recae sobre ella. Esto podría suponer una motivación para muchas personas al querer cambiar aspectos de su nariz.

Una rinoplastia secundaria como bien lo dice el nombre, es un procedimiento quirúrgico realizado por segunda vez en narices que ya han sido intervenidas con anterioridad (rinoplastia primaria). Es decir, los pacientes que deciden someterse a una rinoplastia de revisión a corto plazo suelen buscar corregir problemas específicos, ya sean estéticos o funcionales que no fueron corregidos con exactitud o que han empeorado tras la rinoplastia inicial. 

Sin embargo, una rinoplastia de revisión también puede suponer la necesidad de los pacientes por reparar aspectos de su nariz años después de haberse sometido a una rinoplastia primaria, debido a cambios causados por el deterioro de la piel, accidentes, envejecimiento u otros factores externos. 

Esta cirugía secundaria es mucho más común de lo que se piensa, aunque no siempre debería serlo del todo. Puesto que, en la mayoría de los casos, detrás de cada rinoplastia de revisión existe un paciente insatisfecho con algún aspecto de los resultados. Según estudios, se dice que aproximadamente entre el 10% y el 15% de los pacientes que se someten a una rinoplastia primaria, solicitan en algún momento  una rinoplastia secundaria o de revisión; y por lo general, el cirujano plástico facial que realiza este procedimiento no es el mismo que realizó la rinoplastia primaria. De allí la importancia de elegir un profesional con experiencia que logre minimizar el porcentaje de errores y por ende disminuir la necesidad de someterse a una intervención por segunda vez. 

Razones para necesitar una Rinoplastia de Revisión ¿Soy candidato?

Todo paciente que se haya realizado una rinoplastia y cuyo resultado no sea el esperado, bien sea por motivos funcionales o estéticos, es considerado un candidato para una rinoplastia secundaria o de revisión. Sin embargo, vamos a entrar en detalles sobre algunos de los motivos más comunes para que una segunda intervención sea necesaria. 

Las causas para llegar a una rinoplastia secundaria suelen recaer tanto en los pacientes como en el equipo médico. Es decir, si bien es cierto que de la experiencia y habilidad del cirujano plástico facial depende en un 80% los resultados, el 20% restante corre por parte del paciente y del compromiso en los cuidados de su postoperatorio. En aspectos más técnicos, los pacientes que requieren de una rinoplastia de revisión, el 50% tiene algún tipo de deformidad en la zona y un 20% tiene uno o más aspectos que no fueron corregidos correctamente. 

Por lo tanto, una rinoplastia de revisión puede ayudar a corregir casos como: problemas respiratorios persistentes, giba nasal aun pronunciada para la vista del paciente, cicatrices visibles o irregularidades en el dorso nasal provocadas de la cirugía inicial, entre otros. Sin embargo, una de las recomendaciones más importantes para los pacientes, antes de solicitar una cirugía secundaria de nariz, según el Dr Gustavo Suárez es “dejar que la nariz cure antes de realizar una cirugía adicional, una rinoplastia primaria toma alrededor de un año para sanar completamente, por lo que muchas veces el paciente necesitará esperar para ver los resultados finales”. 

comparación de narices

 

Aspectos psicológicos detrás de una rinoplastia secundaria

En primer lugar, es un hecho que muchos de  los pacientes que se someten a una cirugía de nariz esperan con ilusión obtener un cambio positivo en su rostro y en su vida en general. Por lo tanto, una rinoplastia mal realizada o con resultados insatisfactorios podrían ocasionar un impacto emocional negativo y decepcionante, proporcionando no solo problemas físicos, sino también problemas en la  autoestima y confianza del paciente con relación a su entorno. 

El impacto psicológico que puede ocasionar una rinoplastia fallida puede generar consecuencias no solo en el autoestima del paciente, sino también en la confianza hacia el cirujano plástico facial. Es por esto, que la rinoplastia de revisión se considera como una de las intervenciones más exigentes y complicadas de realizar, puesto que no solo se tiene que lidiar con tejidos intervenidos anteriormente manteniendo aspectos funcionales o  estéticos a corregir, sino también con la parte psicológica del paciente y de su entorno familiar

Si bien es cierto que la rinoplastia secundaria se presenta como una nueva oportunidad para aquellos pacientes que sufren algún tipo de secuelas físicas y emocionales debido a su primera intervención, es importante que el paciente comprenda que el proceso de recuperación será un poco más lento que el anterior. Por lo general, -dependiendo de cada caso- los resultados de una cirugía de nariz secundaria no se podrán observar con claridad hasta pasados 1 o 2 años. Es por esto que al igual que en una rinoplastia primaria, las expectativas del paciente deben ser realistas con su caso en específico. Es allí cuando la simulación computarizada cobra gran importancia; gracias a este sistema de imágenes digitales, el paciente logra ver un resultado aproximado de cómo quedaría su nariz luego de la intervención. 

Copyright 2020. Dr Gustavo Suárez. Todos los derechos reservados