Now Reading
¿Cómo cuidar la piel antes y después de una Rinoplastia?

¿Cómo cuidar la piel antes y después de una Rinoplastia?

¿Sabías que la piel es el órgano más grande del cuerpo? Dentro de todas sus funciones, una de las más importantes consiste en actuar como barrera protectora ante toda clase de factores externos. Algunos de estos pueden ser las bacterias, la temperatura, sustancias químicas o en general el medio ambiente. Además, también nos permite comunicarnos con nuestro entorno al ser un órgano detector de múltiples sensaciones. 

Como bien sabéis la piel está en constante cambio, por lo que puede evidenciar el estilo de vida que llevamos y los signos de la edad, de allí la importancia de dedicar un cuidado  e higiene diario para mantenerla saludable y en óptimas condiciones, sin olvidar por supuesto  una sana alimentación. Recuerda que además de todos sus aspectos funcionales también es nuestra carta de presentación, es como un espejo que refleja que tanto cuidamos de nuestro cuerpo. 

Dicho esto, está claro que el cuidado de la piel es igual de importante aun cuando no nos hemos sometido a una Rinoplastia, sin embargo, antes y después de una intervención quirúrgica como la cirugía de nariz los cuidados deben ser aún más específicos y delicados. 

Preparación de la piel

Someterse a una rinoplastia conlleva a diferentes aspectos que todo paciente debe conocer previamente. Al ser una cirugía que afecta el rostro, los cuidados de antes y después del procedimiento deben ser óptimos para lograr el mejor resultado posible. Y  por supuesto la gran protagonista en todo este proceso siempre será la piel. 

Hay que tener en cuenta que las características de este órgano pueden variar dependiendo de cada persona, de igual manera sus cuidados. Una alimentación sana rica en frutas y verduras, rutinas de limpieza, ejercicio o  una buena hidratación diaria pueden ayudar a mejorar su aspecto. Recordemos que la piel se nutre desde el interior y desde el exterior.  Aun así, lo anterior son solo algunas de las prevenciones básicas que todos deberíamos incluir en nuestro día a día, pero si estas próximo a someterte a una rinoplastia, debes prestar especial atención no solo a los cuidados postoperatorios sino también a los cuidados preoperatorios de tu piel.

Por lo general, pieles gruesas, grasas, con tendencia a puntos negros o acné, representan un problema a la hora de realizar una rinoplastia, aunque no lo creas estas condiciones podrían interferir en el resultado final. Por eso, es muy común que el cirujano plástico facial en las consultas preoperatorias suela recomendar visitar un dermatólogo para preparar la  piel del paciente antes de la rinoplastia. 

Ahora bien, una vez hayamos dedicado tiempo y tratamientos necesarios para fortalecer la piel en las semanas previas a la cirugía, viene la segunda parte más importante para que una rinoplastia sea todo un éxito, hablamos de los cuidados postoperatorios. 

Aspectos básicos

El postoperatorio de cualquier cirugía es la verdadera clave del éxito de la misma. En el caso de una rinoplastia, lo es todavía más, ya que requiere de una serie de cuidados que deben ser cumplidos minuciosamente las semanas posteriores a la intervención. Es por esto que el comportamiento del paciente durante el postoperatorio influirá en gran medida en los resultados finales. 

En cuanto a la piel, quien -naturalmente- sufrirá algunos cambios en su aspecto, traumatismos e hinchazón, será la zona más vulnerable y de mayor cuidado. Usualmente tras una rinoplastia, la piel de la nariz se puede tornar un poco más grasa o gruesa que antes. Generando sensación de incomodidad y algunas veces un poco de dolor. Es importante tener paciencia y mantener la calma sabiendo que es un proceso natural en el que el cuerpo y en especial el rostro se encuentra en constante curación. Los primeros dias seran los mas dificiles, pero con los cuidados adecuados al cabo de una semana ya podrás volver a tu rutina diaria. 


Cuidados Postoperatorios

Uno de los problemas más frecuentes entre los pacientes recién operados es la decoloración, inflamación y sensibilidad en la piel. Por lo general estos problemas están directamente relacionados con la exposición al sol, ya que luego de una rinoplastia la piel de la nariz tiene menos protección natural que el resto de la piel del cuerpo. Para no sufrir de este tipo de inconvenientes es imprescindible evitar la exposición a los rayos alfa y beta durante los primeros 2 meses, o en su defecto utilizar protector solar 30 o 40 en caso de no poder evitar el sol, el uso de un protector solar con mayor cobertura podría obstruir los poros de la zona afectada.

En cuanto a la piel grasa, -te recordamos que es completamente natural- debes tener cuidado en utilizar cremas hidratantes corrientes, ya que existe la posibilidad de la aparición de puntos negros en la zona de la nariz. Lo recomendable sería utilizar productos hipoalergénicos, sin fragancia y sin grasa (oil-free). 

La zona de la nariz siempre debe estar limpia y libre de impurezas, por lo que es importante no tocarla para disminuir el riesgo de posibles infecciones. Evitar el uso de gafas, bebidas alcohólicas o tabaco ayudará a una piel visiblemente mejor recuperada. A su vez, la ingesta de agua debe ser constante, ya que ayuda a mantener la piel hidratada de forma natural y también ayuda a eliminar toxinas del cuerpo. 

Es importante recordar que la piel después de un procedimiento como una Rinoplastia se encontrará mucho más sensible y delicada no solo a los rayos del sol, sino también a cualquier producto cosmético o al maquillaje en general, ya que muchos de estos podrían obstruir los poros de la nariz luego de la cirugía. Aun así si sigues al pie de la letra todos los cuidados para tu piel, te sentirás mejor cada dia que pase.  

Copyright 2020. Dr Gustavo Suárez. Todos los derechos reservados